El destino de los insurgentes en los campos alemanes de prisioneros de guerra

          El estallido del Levantamiento de Varsovia, el 1 de agosto 1944 provocó una reacción violenta en las autoridades del Tercer Reich . La política de discriminación y exterminio llevada a cabo desde el comienzo de la guerra en 1939 se intensificó aún más.
          Después de los primeros éxitos de los insurgentes, Himmler envió a la lucha refuerzos, alemanes como por ejemplo, una Brigada de Asalto compuesta por 1700 soldados de las SS, aliados rusos y dirigida por el SS Mieczyslaw Kaminski.
          De acuerdo con las directrices recibidas de Hitler, en los primeros días de agosto de 1944, Himmler ordenó:
          1. La muerte de todos los insurgentes, aunque lucharan conforme con el Convenio de Haya.
          2. De igual forma,ordenó la muerte de toda la población que no participara en la lucha, es decir, a las mujeres y niños.
          3. La destrucción total de toda la ciudad, casas, calles, instalaciones y cuánto formara parte de ella.
          Esta orden se llevó a cabo sin piedad. En los barrios que sucesivamente fueron ocupados por los alemanes los soldados de las SS y de la Wehrmacht cometían las peores atrocidades . En los barrios de Wola, Ochota y Mokotow, los alemanes ejecutaban al instante a todos los insurgentes capturados y asesinaban a los heridos en los hospitales.
          Las fuerzas alemanas rompieron en Peciny la unidad de insurgentes que retrocedía del barrio de Ochota. Decenas de sublevados, entre ellos muchos heridos, fueron apresados. Al día siguiente los prisioneros fueron fusilados por un grupo especial de las SS que llegó de Pruszkow.
          De igual modo en Mokotow, después de un ataque fracasado a Wyścigi Konne en Sluzewiec, los soldados alemanes remataron a los insurgentes polacos. Los peones obligados a recoger los heridos, también fueron fusilados.
          Después del retroceso de las tropas insurgentes en los barrios de Wola y Ochota, la población civil sufrió un ataque devastador. Docenas de miles de seres humanos indefensos, entre ellos mujeres y niños, fueron asesinados.
          El 5 de agosto de 1944 Erich von dem Bach Zelewski, el SS- Obergruppenführer llegó a Varsovia. Decidió cambiar de táctica y de acuerdo con su orden los hombres que participaban en la lucha deberían ser fusilados , mientras que los civiles deberían ser enviados al campo de concentración provisional Dulag 121 en Pruszkow. Los alemanes iniciaron una campaña llamando a los insurgentes y a la población civil a rendirse.
          Luego Himmer ordenó a von dem Bach el envío de todos los hombres que de forma activa participaban en los combates a los campos de concentración, mientras que a otros, entre ellos mujeres y niños había que enviarlos a los campos de trabajo forzado en el Reich. Las personas inaptas para el trabajo (los mayores, enfermos ,etc) iban a ser dispersadas por todo el Gobierno General.
          La directriz se anunció a los comandantes de los campos de concentración de Auschwitz, Buchenwald, Dachau, Flossenbuerg, campo de concentración Hinzert, Bergen-Belsen, Neuengamme, Natzweiler, Ravensbrück, Mauthausen, Gross Rosen y Stutthof.
          Esa situación se mantuvo a lo largo de agosto y la mayor parte de septiembre de 1944. A finales de septiembre de 1944, cuando el levantamiento llegaba a su fin, los alemanes bajo la presión de los aliados reconocieron a los soldados del Ejército Nacional (AK) como combatientes, cosa que les daba, en caso de ser apresados, el estatus de prisionero de guerra.
          Hasta aquel momento, los alemanes no consideraban a los soldados de Ejército Nacional como prisioneros de guerra lo que significaba que durante el desalojo de Varsovia, les transportaban al campo de concentración ´Dulag 121´ en Pruszkow y de ahí al campo de Skierniewice; “Dulag 142”.
          Durante el Levantamiento, alrededor de 13 mil personas fueron deportadas desde Varsovia a KL Auschwitz en el 1944 Del campo de tránsito de Pruszkow mandaron aproximadamente 7.000 personas hacia el campo de concentración Stutthof. El traslado de varsovianos llegó también a Dachau y Berger-Belsen. Entre ellos hubo cierta cantidad de insurgentes que portaban la ropa civil con el fin de evitar la muerte segura.
          En Casco Antiguo (Stare Miasto) encerraron cerca de 60 mil civiles, entre ellos 8 mil heridos graves. Después de la capitulación del 2 de septiembre los alemanes esperaban encontrar ahí miles de insurgentes. Cuando se dieron cuenta que los sublevados escaparon a través de las alcantarillas hacia Srodmiescie y a Zoliborz, asesinaron por venganza, igual que en los barrios de Wola y Ochota, a un gran número de heridos de Casco Antiguo ¨Starowka¨. Las bajas de Stare Miasto terminaron siendo más de 25.000 (incluidos los insurgentes). Tras la derrota de Stare Miasto, los alemanes capturaron a unos treinta mil civiles, entre ellos unos ocho o nueve mil hombres.
          Los derechos de los combatientes no siempre fueron respetados a pesar de la concesión oficial, como en el caso de Mokotów, donde después de la capitulación oficial del distrito el 27 de septiembre de 1944 en la calle Dworkowa iniciaron las ejecuciones de unos 120 prisioneros de la unidad "Baszta". Unos días antes, en Powisle Czerniakowskie en el hospital insurreccional de la calle Okrag 2, fusilaron cerca de 350 heridos. Hechos similares tuvieron lugar en Stare Miasto a principios de septiembre.
          El 20 de septiembre de 1944 las tropas resistentes que luchaban en una estructura organizativa diversa se convirtieron en el Cuerpo de Ejército Nacional compuesto por tres divisiones:
          - 8ª División de Ejercito Nacional AK, que llevaba el nombre de Romuald Traugutt, formada por: 13r Regimiento de Infantería, 21º Regimiento “Los niños de Varsovia” y el 3º. Regimiento de Infantería Żoliborz,
          - la 10ª División de Infantería AK de Stefan Okrzeja formada por: 28º Regimiento de Infantería, 29º Regimiento de Infantería y 30º Regimiento de Infantería Mokotow,
          - la 18ª División de Infantería de Maciej Rataj formada por: 15º Regimiento de Infantería Legión Académica, 72º Regimiento de Infantería Srodmiescie.
          El 27 de septiembre de 1944 tras fuertes combates Mokotów capituló, el 30 de septiembre se entregó Zoliborz.


Los insurgentes presos de Mokotow

          140 oficiales, unos 1300 suboficiales y soldados rasos que no consiguieron escapar hacia el centro de la ciudad por las alcantarilladas fueron capturados después de haber cesado los combates en Mokotow (27/09/1944) ). En su mayoría eran los soldados del mayor Kazimierz Szternal (seudónimo “Zryw”) del regimiento “Baszta”, entre ellos hubo más de 400 heridos y 30 mujeres. Tras rendir las armas, fueron unidos en Fort Bema y el 1 de octubre transportados al campo de Skierniewice. Era un campo de tránsito predestinado para los soviéticos prisioneros de guerra. En cada calabozo subterráneo equipado con literas de madera, forradas con una capa fina de paja colocaron 100 insurgentes. El campo no tenía alcantarillado. Después de unos días en Skierniewice, los insurgentes fueron transportados en trenes de carga con las ventanas enrejadas hacia la estación Bremervoerde y de ahí marcharon a pie a “Stalag X B” en Sandbostel.
          En Skierniewice quedó solamente un grupo de heridos graves que gracias a los esfuerzos de Consejo de Bienestar Central (RGO) fueron trasladados al hospital municipal y de ahí algunos que consiguieron recuperarse lograron escapar. Los demás fueron liberados por el Ejército Soviético el 18 de enero de 1945.
          Junto con los insurgentes, llevaron a Sandbostel a 21 oficiales y a 120 soldados de la Primera Armada de Ejército Nacional capturados en Przyczolek Czerniakowski. El mayor Stanislaw Latyszonek, nieto de un sublevado de 1863 fue su comandante. En Sandbostel, tanto los oficiales como los soldados de la Primera Armada estaban juntos con los insurgentes. Por el temor a que los alemanes les trasladasen al sector de los prisioneros soviéticos tratados peor que los prisioneros de otras nacionalidades, los insurgentes les dieron los brazaletes de color blanco y rojo se unieron a ellos.
          Asimismo, un grupo de guerrilleros del bosque de Kampinos que fueron capturados después de la batalla de Zyrardow fue trasladado a Sandbostel.
          Los insurgentes que capitularon en barrio de Zoliborz (30/10/1944) se reunieron en la parte trasera de las casas de la calle Mickiewicz y después una larga columna de unos 2000 soldados, 250 enfermeras y mensajeras marcharon en la dirección de la Plaza Wilson. La columna fue dirigida por el comando del 2º distrito "AK Zoliborz" cuyo comandante, el coronel Mieczyslaw Niedzielski (seudónimo “Zywiciel”), estaba herido y fue llevado en camilla. Tras rendir las armas, los insurgentes de detrás de la Plaza Wilson, entraron escoltados por las SS a Pawazki en Pionier Park de donde al día siguiente los llevaron al campo de Pruszkow.

    
Los insurgentes de Varsovia en el pabellón 7 en Pruszkow.

          Dormían en el suelo de cemento, en el pabellón 7, rigurosamente vigilado y separado del resto del campo. Luego fueron transportados en unos vagones de carga sellados hacia Stalag XI A en Altengrabow, cerca de Magdeburgo.
          Ante la falta de alimentos, de esperanza y de posibilidad de lucha, el comandante general del Ejército Nacional, seudónimo Bor, decidió rendirse. A finales de septiembre comenzaron las negociaciones de rendición de la ciudad. El 30 de septiembre de 1944 los parlamentarios del Cuartel General de Ejército Nacional, el coronel Karol Ziemski, seudónimo "Wachnowski" y teniente "Scibor" traspasaron el frente de la esquina de la calle Zelazna con Aleje Jerozolimskie y fueron transportados por los alemanes hacia el cuartel de general von dem Bach, situado en una mansión antigua que pertenecía a la familia de Reicher de Ozarow. Este fue el comienzo de las negociaciones para el cese de las hostilidades.
          En la sede del general von dem Bach en Ozarow los parlamentarios polacos deliberaban sobre el evacuación de la poblacion civil de Srodmiescie. Consiguieron la aprobación de la rendición de armas en los dias 1 y 2 de octubre. entre las 5.00 y 19.00 horas. Los alemanes establecieron cinco puntos por los cuales los civiles iban a ser desalojados, en las bocacalles este de la calle Grzybowska, Panska, Piusa y Sniadeckich cerca de Politécnica y también en Avenida Jerozolimskie.


El acuerdo de la capitulación en Ozarow cerca de Varsovia
De izquierda: el coronel diplomado Kazimierz Iranek-Osmeckic seudónimo "Jarecki", el general von dem Bach y coronel diplomado Zygmunt Dobrowolski, seudónimo “Zyndram” de parte polaca

          El 2 de octubre de 1944 a partir de las 5.00 el cese del fuego entró en vigor. Hasta las 19.00 evacuaron unos 16.000 residentes. en la sede del general von dem Bach en Ozarow tuvieron lugar largas deliberaciones polaco- alemanas. A las A las 20.00 hora alemana (las 21:00 hora polaca) cesó el fuego en Varsovia. Ambas partes firmaron un acuerdo oficial de cese de hostilidades. El acuerdo fue firmado por SS-Obergruppenfuhrer und General der Polizei Erich von dem Bach de parte alemana y por la parte polaca el coronel diplomado Kazimierz Iranek-Osmecki seudónimo “Jarecki” y el teniente coronel diplomado Zygmunt Dobrowolski seudonimo "Zyndram".
          El texto de acuerdo de capitulación fue el siguiente:
          El día 2 de octubre de 1944 ambas partes firmaron el acuerdo de cese de hostilidades en Varsovia.
          El general al mando en el territorio de Varsovia, SS-Obergruppenfuhrer Leutn der Polizei von dem Bach es el plenipotenciario de la parte alemana.
          Los firmantes que representaban el Ejército Nacional, autorizados por el general de división Komorowski (Bor) fueron:
          1. el coronel dipl. Kazimierz Iranek-Osmecki (Jarecki)
          2. el teniente coronel dipl. Zygmunt Dobrowolski (Zyndram).
          El acuerdo es el siguiente:

          Parte I
          1. el 2 de octubre de 1944 a las 20 hs hora alemana (21 horas en Polonia) cesan las hostilidades entre las tropas polacas que luchan en la ciudad de Varsovia y las tropas alemanas. Se entiende por tropas polacas todas las formaciones subordinadas al comandante del Ejército Nacional durante los combates desde el 1 de septiembre de 1944 hasta el día de este acuerdo. Las tropas se llamarán en adelante “Tr. AK”.
          2. Los soldados de dichas unidades polacas deben de rendir las armas dentro de un plazo acordado en el siguiente capítulo de este acuerdo y deben de marchar en una formación cerrada junto con sus comandantes hasta los puntos de encuentro. Los lugares de encuentro y de rendición de las armas se identificarán adicionalmente. Los oficiales tienen derecho a mantener su arma blanca.
          3. Al mismo tiempo, el AK se compromete a devolver, tanto a los soldados alemanes capturados, como a los internados por las autoridades polacas, a las autoridades alemanas.
          4. El comando del AK determinará las unidades especiales del Ejército con el fin de asegurar el orden y la seguridad en la ciudad de Varsovia. Las unidades estarán libres de la obligación de un inmediato rendimiento de armas El mando alemán tendrá derecho a controlar el número de esas unidades.
          5. Tras rendir las armas los soldados del AK podrán disfrutar de todos los términos establecidos en la Convención de Ginebra de 27.VII.1929, en cuanto al tratamiento de los prisioneros de guerra. De la misma manera, los soldados AK capturados durante los combates desde 1/09/1944 en la ciudad de Varsovia podrán disfrutar de estos derechos.
          6. De igual modo, a las personas que no luchaban pero sí acompañaban a los AK, les corresponden los derechos de prisioneros de guerra, según la Convención de Ginebra relativa al trato de los prisioneros de guerra sin distinción alguna basada en el sexo. Se trata en especial del personal de estado, de comunicación, suministros, asistencia al soldado, servicio de información de prensa, de corresponsales de guerra, etc.

          7. En la aplicación de la Convención de Ginebra relativa al trato de prisioneros serán respetados los rangos oficiales reconocidos por el mando del AK. Las cartillas con seudónimos serán consideradas como una prueba suficiente de ser miembro del AK. Se dará a conocer a las autoridades alemanas los nombres y apellidos reales. Los miembros del AK que perdieron sus cartillas tendrán que ser identificados por las comisiones del AK establecidas. Dichas comisiones serán formadas por el comando del AK según las necesidades. Las clausulas del presente artículo se aplicarán también a las personas mencionadas en el artículo 6.
          8. Las personas que según los artículos anteriores son prisioneros de guerra, no podrán ser perseguidas por su actividad política, tanto durante los combates en Varsovia, como antes o incluso en el caso de ser liberados del campo de prisioneros de guerra. Las violaciones de los reglamentos alemanes no serán perseguidas, en particular si se trata de los reglamentos sobre la falta de registro de los oficiales, la fuga de los campos de prisioneros de guerra, la llegada ilegal a Polonia, etc.
          9. A la población civil que durante los combates estuvo presente en la ciudad de Varsovia, no se le aplicará la responsabilidad colectiva. Ninguna de las personas presentes durante los combates en la ciudad de Varsovia, será perseguida por su actividad en la administración gubernamental, la justicia, la seguridad, la salud pública, las instituciones sociales y las instituciones sin fines de lucro ni por la complicidad en la lucha y la propaganda. Los miembros de las autoridades y las organizaciones recién mencionadas tampoco serán perseguidas por por la actividad política que realizaran antes del levantamiento.
          10. La evacuación de la población civil de Varsovia solicitada por el mando alemán se ejecutará de manera que ahorrará el sufrimiento innecesario de la población. Se permitirá la evacuación de los objetos de valor cultural, artístico y religioso.
El mando alemán procurará proteger la propiedad pública y privada que quedará en la ciudad. Los detalles de la evacuación se regirá por una acuerdo distinto.

          Parte II
          1. El mando AK se compromete que el 3/ 10 /1944a partir de las 7 horas (hora alemana, las 8 hora local polaca) quitará todas las barricadas que se encuentran cerca de las lineas alemanas.
          2. El día 2/10/1944 antes de las 24 hs de la hora local alemana (1-3 hora local polaca) el Comando del Ejército Nacional entregará a los representantes de las fuerzas armadas alemanas a todos sus prisioneros y a todos los internados civiles alemanes.
          3. Si la supresión de las barricadas no se iniciara a tiempo, el mando alemán tiene derecho a anular el presente acuerdo el día 3/10/1944 a partir de las 12 hs hora alemana (13hs, hora local polaca). La rescisión entraría en vigor a dos horas de la recepción de la notificación de anulación.
          4. Con el fin de rendir las armas, el mando AK se compromete a sacar de Varsovia el día 4/10/1944 a un regimiento o a tres batallones de diferentes regimientos. Para rendir las armas estas unidades deben cruzar las lineas del frente alemán el día 4/10/1944 a las 9 (hora alemán (las 10 hora local polaca).
          5. Otras tropas del AK, a pesar de las unidades mencionadas en parte I, art. 4 del presente acuerdo, con el fin de rendir las armas tienen que abandonar Varsovia el día 5/10/1944.
          6. Las tropas del AK armadas pero sin munición saldrán de la linea polaca por las siguientes rutas:
          a: de Śródmieście Sur - 72 pp. por las calles: Sniadeckich, 6 sierpnia (Szucha Str.), Sucha, Filtrowa
          b: de Srodmiescie Norte
          - aa) 36 pp. Plaza de Napoleón, Avenida de Sikorski ( Reichs Str)- Grojecka (Randomer Str.),
          - bb) 13 pp. por las calles: Grzybowska-Chlodna (Eisgruben Str.)-Wolska (Litzmannstadt Str.)
          7. En la ciudad quedarán las fuerzas del Ejército Nacional:
          a. Para la actividad de ordenación: 3 compañas de infantería armadas con pistolas, subfusiles y metralletas.
          b. con el fin de proteger y transferir tres almacenes de regimientos con munición y equipamiento: 30 personas armadas igual que en el punto anterior.
          c. Para la asistencia sanitaria, transporte de los heridos y evacuación del hospital: unidades no armadas.
          8. El Jefe Sanitario de las tropas alemanas junto con el Jefe Sanitario del AK derminará la evacuación de los soldados heridos y material sanitario. De la misma manera se llevará a cabo la evacuación de las familias del personal sanitario.
          9. A los soldados AK se les reconocerá por los brazaletes de color blanco y rojo, banderín o el símbolo de águila blanca, independientemente si llevan uniformes o ropa civil.
          10. Las dos partes contratantes afirman que tanto el transporte como el alojamiento, custodia y asistencia a los prisioneros de guerra será competencia exclusiva de las fuerzas armadas alemanas (Wehrmacht der Deutschen). La parte alemana asegura que estas tareas no serán encargadas a formaciones de nacionalidad extranjera.
          11. Las mujeres que según el capítulo 1, art. 6, son prisioneras de guerra, serán llevadas a los campos correspondientes a “oflags” o “stolags”. Comandante Junior, Comandante, Comandante Señora e Inspectora; se considerarán como rangos oficiales femeninos. Las prisioneras de guerra a petición propia tienen la posibilidad de ser tratadas como el resto de la población de Varsovia.
          12. Las autoridades militares alemanas inmediatamente informarán a Auswartige Gefangenenhilfe der YMCA de Sagan sobre el la localización y la cantidad exacta de los soldados AK trasladados a los campos.
          13. SS-Obergruppenfuhrer und Gen. der Polizei von dem Bach dispone de tres oficiales polacos como asistentes técnicos con el fin de llevar a cabo el presente acuerdo.

          Parte IIII
          En el caso de incumplimiento de las clausulas del presente contrato, el responsable será quien se demuestre culpable.

          Firmas:
          von dem Bach
          lranek Kazimierz, el coronel
          Dobrowolski, el teniente coronel

          Sin embargo, hubo una clara diferencia entre los fragmentos señalados y la verdadera actitud de las tropas alemanas en relación, tanto con los soldados AK, como con la población civil en el periodo previo de este acuerdo de capitulación Miles de mujeres asesinadas, niños, sacerdotes, civiles, insurgentes heridos y finalmente los insurgentes capturados ponen en evidencia el incumplimiento por parte de las SS y Wermacht de los principios básicos no solo de la Convención de Ginebra, sino también de un simple código moral.
          Parece incluso irónico el fragmento de “Se permitirá la evacuación de los objetos de valor cultural, artístico y religioso. El mando alemán procurará proteger la propiedad pública y privada que quedará en la ciudad”. Después del fracaso de levantamiento, una vez Varsovia estuvo vacía, las tropas alemanas Bremmnkommando siguieron con la demolición sistemática de Varsovia durante unos meses, destruyendo casa por casa y saqueando todos los objetos de valor. La destrucción comenzó cuando arrasaron el Castillo Real el 8- 13 de septiembre, después de la caída de la Ciudad Vieja. La ciudad fue dividida en distritos, los edificios de las esquinas fueron enumerados y de esta manera fueron destruidos sistemáticamente, manzana por manzana. En las paredes colocaban las indicaciones sobre las diferentes formas de destrucción. De esta forma fueron destruidos más del 42 % de los edificios, entre ellos casi un 93% de los edificios históricos de Varsovia. La pérdida cultural fue incalculable. Los edificios históricos, iglesias, el Casco Antiguo, monumentos, museos y archivos nacionales se convirtieron en ruinas mientras que sus colecciones fueron quemadas o saqueadas.
          Después del fracaso de la insurrección de Varsovia, como resultado del acuerdo de capitulación firmado en Ozarów el 2 de octubre de 1944 en los campos de prisioneros de guerra se encontraban 16.866 insurgentes. La gran mayoría fue apresada después de la capitulación de barrios de Mokotow, Zoliborz i Srodmiescie.
          El 3 de octubre de 1944 en la fábrica "Kabel" en Ozarów los alemanes crearon un campo de tránsito de prisioneros de guerra.
          El 3 de octubre todos los insurgentes, sin importar el rango, recibieron su primera paga de soldado de 2.000 zlotys y 7 dolares por persona. El 4 y 5 de octubre iban a rendir las armas. Se realizaron las últimas reuniones de los oficiales y soldados. Aparte de las últimas ordenes de los comendantes respecto a la capitulación, se llevo a cabo asimismo la lectura de la despedida del comandante del Cuerpo del Ejército Nacional de Varsovia AK, del general Antoni Chrusciel “Monter”. Se llevó a cabo la ordenación administrativa, se confirieron ascensos y se concendieron honores. Los comandantes de diversas unidades encargaron, a soldados de confianza, ocultar parte de las armas, municiones y documentación.
          El 4 de octubre de 1944 A las 10 hs las primeras tropas del AK empezaron a cruzar la linea del enemigo y en una formación cerrada se dirigieron hacia el campo de Ozarow. Ese día el 15. Regimiento de Insurgentes AK (más de 1500 soldados y oficiales) de Srodmiescie Norte abandonó la ciudad de Varsovia. Otras tropas insurgentes marcharon el 5 de octubre de 1944. La partida fue programada para las 9.00 Las tropas de Srodmiescie Sur (72. Regimiento de insurgentes AK) salían por la calle Sniadeckich y las de Srodmiescie Norte por la calle Wolska.


El general Tadeusz Bor-Komorowski camino de su cautiverio

          En el frente de la formación del Sur iban los miembros del Cuartel General del AK y en el frente de la formación del Norte iban los del Cuartel de Distrito de Varsovia del AK. Todos llevaban los brazaletes de color blanco y rojo. Los oficiales, chicos y chicas jóvenes iban en formaciones de batalla armados con armas capturadas o de fabricación casera. Después del desfile delante de sus superiores, las unidades entraron dentro de las posiciones alemanas y ahí vino el momento más doloroso para los soldados: la entrega de las armas. En la mayoría de los casos, las armas fueron dañadas adrede por los mismos soldados para que los alemanes no pudieran utilizarlas más tarde.

    
Los insurgentes de camino a Ozarow

          Rodeados de guardias, los insurgentes se marcharon hacia el oeste. Al anochecer, los prisioneros de Srodmiescie Sur llegaron cansados a Ozarow, después llegó la columna de Srodmiescie Norte. El mismo día gen. Tadeusz Bor- Komorowski y los oficiales del Cuartel General llegaron con escolta a la estación de trenes de Ozarow. Les trasladaron a Kruglanken cerca de Gizycko en un tren especial. El general “Bor” inicialmente estaba en Kruglanken y después fue trasladado junto con los oficiales del AK de alto rango a Oflag 73 Nuremberg-Langwasser cerca de Núremberg, después a Colditz, a Koegnistein y finalmente a Laufen. Con él estaban 5 generales más del levantamiento:
          Antoni Chrusciel seudónimo “Monter” - El comandante del Cuerpo del AK de Varsovia
          Tadeusz Pelczynski seudónimo “Grzegorz” - segundo al mando del Ejército Nacional
          Albin Skroczyński seudónimo “Laszcz” - el comandante del distrito de Varsovia, AK
          Kazimierz Sawicki seudónimo “Opor”, “Prut” - Cuartel General del Ejército
          Tadeusz Kossakowski seudónimo “Krystynek” - Cuartel General del Ejército Nacional
          El 14 de abril de 1945 en Laufen apareció la Gestapo y reclamó la entrega de los polacos. Era prácticamente inevitable la derrota de la Alemania nazi por lo cual el comandante no quiso asumir su responsabilidad y se negó. Tras sobornar a un soldado alemán, los británicos y americanos internados en Laufen le informaron sobre el acontecimiento al delegado suizo Feldscherer que estaba cerca. El suizo intervino ante el General alemán que también fue el comandante de los campos de prisioneros de guerra en el sur de Alemania. El general le aseguró que los polacos no iban a ser deportados de Laufen.
          Sin embargo, 12 horas más tarde, los prisioneros fueron trasladados a Stalag XVIII 31 en Markt Pongau en Austria. Feldscherer intervino de nuevo en el caso de los generales polacos, pero esta vez ante el SS Obergruppenfuehrer Gottlob Berger el jefe de Asuntos de Prisioneros de Guerra y consigió convencerle que por su propio bien debería poner a los polacos bajo la custodia del representante de la Suiza neutral.
          De ahí que, Bor Komorowski junto con el resto de los generales se marchó acompañado por el delegado suizo en un coche de la Cruz Roja en la dirección a la frontera suiza. En el camino fueron parados por la guardia de 103. División Americana y dirigidos hacia el Cuartel de esa División en Innsbruck. Los estadounidenses les llevaron en sus jeeps hacia el ya liberado Oflag VII A en Murnau donde se encontraba la mayoría de los generales polacos que fueron apresados en 1939.
          Según el acuerdo de capitulación, con el fin de mantener el orden un batallón de asistencia previamente designado se había quedado en la ciudad. Consistía en tres campañas AK armadas que contaban unos 300 soldados del batallón “Kilinski” y unos 120 de batallón “Milosz”. [parcial] El 9 de octubre de 1944 a las 7 el batallón de asistencia del AK se marchó desde el Cuartel de la calle Chmielna en la dirección del campo de Ozarow.

    
De camino al campo de tránsito

          No todos los soldados se rindieron; algunos se marcharon con la población civil hacia el campo de Pruszkow. Entre ellos estaban los soldados de Kedyw que pronto empezaron a conspirar. Cierta cantidad de los insurgentes consiguió cruzar el Vistula o huir a los bosques de alrededor de Varsovia. Entre ellos había los soldados del Ejército Popular (AL) que no tuvieron los derechos de combatiente. Para salvar su vida algunos consiguieron los cartillas de soldados del AK. Algunos de los soldados eran de origen judío de manera que sus compañeros les encubrieron para ayudarlos.


Partida al campo de concentración

          El 6 de octubre de 1944 el primer transporte de los prisioneros que salió de Ozarów llegó después de dos días a Stalag 344 Lamsdorf (Lambinowice) en Opole; Silesia, el campo de prisioneros de guerra más grande y más antiguo del Tercer Reich. El 6 y 7 de octubre de 1944 al campo de Lamsdorf fueron trasladados 5.789 oficiales, suboficiales y soldados rasos, entre ellos 600 soldados jóvenes, muchachos de entre 12 y 18 años . Los prisioneros quedaron en este campo hasta el 18 de octubre de 1944 y después fueron desplazados a otros campos, como Woldenberg, Gross-Born, Murnau, Mühlberg, Sandbostel o Bergen Belsen.
          El 7 de 1944 el 36. regimiento de insurgentes salió de Ozarów i después de dos días llegó al campo Stalag XI C Fallingbostel. Era un campo de prisioneros de guerra donde permanecían los soldados polacos de la campaña de 1939.
          De todos los barrios de Varsovia fueron capturados 6 generales y más de 15 mil de insurgentes. 11.668 de ellos pasaron por el campo de Ozarow y el resto por los de Skierniewice y Pruszkow.
          Los listados de los traslados fueron preparados de manera muy cuidadosa. A parte de datos como por ejemplo el nombre, apellido, lugar y fecha de nacimiento, el nombre de padre y el apellido de soltera de madre, los listados contenían también información sobre el rango militar, lugar y fecha de capturación de prisionero, direcciones polacas de las personas más cercanas y los informes sobre la salud de capturado. En base a esta información los prisioneros fueron trasladados a lo campos: Stalag 344 Lamsdorf, Stalag X B Sandbostel, Stalag XI A Altengrabow, Stalag XI B Fallingbostel, Stalag XI C Bad Sulza, Stalag VIII C Sagen (Żagań), Stalag XI D Núremberg, Stalag IV B Mühlberg.


Mapa de los campos alemanes donde estaban retenidos los insurgentes de Alzamiento de Varsovia de 1944

          El campo de Ozarow no duró mucho, tan solo desde el 4 hasta el 15 de octubre de 1944. Las condiciones de vida ahí fueron escandalosos. Aunque el campo fue vigilado por los alemanes, los habitantes de Ozarow acudieron en socorro alimentario y sanitario de los prisioneros . La ayuda fue organizada por el Consejo Municipal, el Consejo Centra de Asistencia y La Cruz Roja polaca. En estas entidades trabajaban los funcionarios de Ejército Nacional: el cuerpo de intendencia, el Cuerpo de Ciudadanos y la asistencia sanitarna con el doctor Antonio Orsik “Boncza”.
          Las condiciones de transporte de los insurgentes desde Ozarów hacia los campos permanentes fueron lamentables; fueron trasladados en vagones de carga. Muchos de ellos murieron en el camino o en el cautiverio.
          La organización de los campos de prisioneros de guerra en Alemania fue preparada antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Durante la Segunda Guerra Mundial los campos alemanes de prisioneros de guerra ( Oflag para los oficiales y Stalag para los suboficiales y soldados rasos) estaban nombrados con el número del distrito militar en el que se encontraban. el Convenio de Ginebra de 27/7/1929 y su protocolo adicional de la Cruz Roja establecía la actitud frente a los prisioneros de guerra y el destino de los enfermos y heridos graves. Un prisionero tras su detención debía ser registrado y enviado a un campo situado lejos de la zona de guerra. Los presos tenían derecho a ser tratados con el debido respeto, enviados al trabajo adecuado a su salud, instalados en un alojamiento digno y les correspondía la misma comida que a los soldados alemanes.
          El país que detenía a los prisioneros tenia la obligación de informar al Comité Internacional de la Cruz Roja (MCK) sobre la cantidad y la localización de los presos. Tanto los suboficiales como los soldados rasos tenían la obligación de trabar,pero eso tenía que depender del estado de su salud. Solamente los prisioneros sanos podían trabajar mientras que los suboficiales tenían que estar encargados de la supervisión. A cada prisionero le correspondería una paga por su trabajo y un día libre a la semana. El Convenio de Ginebra prohibía también el uso de los prisioneros para trabajos militares. A pesar de ello, los soldados detenidos fueron obligados a fabricar munición, trabajar en polígonos y la construcción de aeropuertos . De igual forma, fueron obligados a realizar trabajos agrícolas y enterrar cadáveres. Los alemanes conscientemente intentaban destruir físicamente a los prisioneros, por lo cual les explotaban y en muchas ocasiones se les robaba las raciones de alimentos. En estas condiciones, los paquetes con alimentos recibidos de sus familias eran la única manera de mantener la salud. El trabajo excesivo en condiciones que perjudicaban gravemente la vida y la salud, mala nutrición y malos tratos fueron la causa de multitud de accidentes y enfermedades.
          El campo de tránsito Stalag VIII B-344 Lamsdorf (Lambinowice) recibió el mayor número de los prisioneros. Entre ellos había 600 soldados jóvenes, muchachos de entre 12 y 18 años. El primer grupo llegó a Lamsdorf el 6 de octubre de 1944. Eran soldados del 15. y 21. Regimiento de Infanterfía del Ejército Nacional. Las condiciones de transporte eran inhumanas, 80 personas por un vagón de carga. Los recién llegados tenían que andar los 6 km que separaban la estación del campo de concentración. Después de haber llegado al campo, los prisioneros tenían prohibido extraer el agua de dos pozos que estaban ahí sólo recibieron pan y agua después de la intervención después de la intervención ante un general alemán del coronel “Pawel” Franciszek Rataj, comandante de 15. Regimiento de Infantería del AK por la noche. Al resto les dejaron en toda la noche en plaza de llamada a cielo abierto. después de que les revisaran y robaran pertenencias personales de valor los insurgentes pudieron retirarse a sus barracones. Los insurgentes se negaron también a quitar las brazaletes de color blanco y rojo . Les alojaron en barracones sucios, mal cerrados, con ventanas rotas, goteras e infestados de chinches. Los barracones estaban sin calefacción. Los fosos servían de letrinas y cubetas de agua fría de lavabos.
          Los prisioneros permanecieron en este campo hasta el 18 de octubre 1944 Cuando los presos obtuvieron sus números correspondientes fueron desplazados a otros campos al territorio de Alemania y Austria, entre ellos a Woldenberg, Gross-Born, Murnau, Mühlberg, Sandbostel o Bergen Belsen . Los oficiales fueron trasladados a los Oflags, incluyendo Murnau.
          El traslado de los prisioneros de 36 Regimiento de Infantería del AK salió de Ożarów el 7 de octubre y después de dos días llegó al Stalag XI B Fallingbostel, cerca de Hannover. Ahí los prisioneros fueron tratados mejor que en Lamsdorf, [parcial] Era un campo permanente donde estaban los soldados polacos de la campaña de 1939. Estaba situado en un terreno pantanoso. Los prisioneros polacos fueron utilizados para drenar los pantanos y sacar turba. A partir del 22 de octubre también empezaron a trasladar a los insurgentes a varios campos de prisioneros.


Stalag XI B Fallingbostel

          Los transportes de Ozarow partieron directamenta hacia Stalag XB en Sandbostel y hasta el subcampo (Zweilager) de Bergen-Belsen. El personal de hospitales insurgentes y los heridos fueron deportados de la estación de trenes Zachodni hacia un campo- hospital en Zeithain. En ese transporte había 586 mujeres. El hospital Zeithain IV-B/Z que era filial de Stalag IV-B Mühlberg cerca de Drezno recibió unos 1.600 prisioneros incluyendo a más de 1000 enfermos, 40 médicos, cientos de enfermeras,médicos de urgencia y personal administrativo.


Las enfermeras insurgentes de camino a cautiverio

          Otro grupo de heridos salió de Pruszkow hacia stalag XIA en Altengrabow y Gross-Lübars cerrca de Magdeburgo; ahí había aprox. 445 mujeres. 2500 heridos y enfermos fueron trasladados al campo de Altengrabow. Los heridos graves fueron colocados en el hospital A, otros en el hospital filial del campo en Gross Lübars y el resto fue alojado en barracones y carpas en el terreno de la plaza deportiva rodeada por alambre de espino electrificado. Los prisioneros de guerra que eran médicos trataron siempre de proporcionar a sus compañeros una asistencia médica. Eso fue muy difícil ya que faltaban los medicamentos básicos, los instrumentos quirúrgicos y productos sanitarios. Por esta razón, a final de octubre 1944 hubo docenas de bajas entre los heridos.


La partida de los heridos

          En total, de los hospitales insurgentes evacuaron aproximadamente a 4900 heridos: 500 de Mokotow, 400 de Zoliborz y 4.000 de Srodmiescie. La mayoría fue trasladada a los hospitales de prisioneros en Alemania. Algunos heridos quedaron en Skierniewice y Lodz, en las afueras de Varsovia. Los primeros transportes partieron de Varsovia el 7 de octubre de 1944.
          Sólo a finales de nobiembre llegó a Mühlberg la primera ayuda de la Cruz Roja de Ginebra. Los prisioneros estaban recluidos en veinte barracones de madera que unos días antes fueron a abandonados por los italianos. Los barracones estaban infestados de chinches y apenas equipados. La parte polaca del campo fue separada de los demás con una doble hilera de alambre de espino. El terreno fue rodeado de torres de guardia e iluminado por reflectores durante toda la noche. El campo tampoco disponía de sistema de alcantarillado y la suciedad de los barracones la sacaban en . cubos. El agua venía de pozos; había un pozo para cada cuatro barracones. Existía una especie de piscina, una para todo el campo, a donde los prisioneros iban supervisados una vez a la semana.
          A pesar de las condiciones primitivas, el comandante del campo polaco, coronel doctor LEon Strehl organizó en Zeithain IV-B/Z un hospital que funcionaba bastante bien, había incluso un servicio de obstetricia . Los excelentes resultados quirúrgicos del cirujano jefe, el Coronel Dr. Tadeusz Betkowski, en condiciones extremadamente difíciles impresionaron a los cirujanos alemanes que venían de Dresden para realizar el seguimiento. Asimismo, funcionaba una sección de medicina interna.
          En Zeithain, muchos de los prisioneros se dedicaban a varias actividades artísticas. Había grupos que enseñaban idiomas extranjeros, realizaban cursos de formación y lecturas temáticas. Una vez a la semana un grupo de médicos discutía sobre los casos más complejos y cirujanos con experiencia daban consejos a sus compañeros más jóvenes.
          En la primavera de 1945. se empezó a acercar la linea del frente del este por lo cual la idea de evacuar el campo hacia Bremen, al oeste, fue real y coherente. Por la noche de 21/ 22 de abril 1945. el comandante alemán del campo Oberstarzt Lücke llamó al Strehl para informarle que recibió ordenes de abandonar el campo junto con su guarnición. Se le permitió llevar a los voluntarios prisioneros pero solamente los que eran capaces de aguantar caminatas de larga distancia, sin comida, alojamiento y transporte. Después de deliberaciones, los médicos, oficiales y los representantes de los barracones decidieron quedarse en el campo.
          El comandante alemán entregó las llaves de los almacenes de alimentos y unas armas. Esa misma noche los alemanes abandonaron el campo. Los prisioneros polacos ocuparon las torres y entradas, también hacían guardias en los almacenes donde estaba, según el comandante alemán, provisiones de comida para tres meses. El 23 de abril entraron las primeras tropas soviéticas y se retiraron al este después de un par de horas. Detras de ellos partió una enorme columna de prisioneros franceses, italianos, soviéticos y algunos polacos. El resto se quedó en espera de la normalización definitiva de la situación. Después de la liberación, el campo funcionó durante un tiempo como una especie de campo de tránsito para los prisioneros llegados de diferentes sitios, presos de los campos de concentración y civiles de los campos de trabajo forzoso. Este estado duró hasta julio 1945. Más tarde el hospital fue evacuado hacia Torun donde lo cerraron después de unos meses.
          Los prisioneros insurgentes, después de haber sido dispersados hacia diferentes campos, muchas veces estaban retenidos en campos de trabajo forzoso llamados Arbeitskommando. Por lo general, eran colocados en canteras, trabajos agrícolas, la construcción de autopistas, aeropuertos y en la industria armamentística. En los dos últimos casos se trataba de una violación de la Convención de Ginebra. En una de sus disposiciones ponía que no se debe utilizar al preso para trabajos militares.
          Por lo menos este trabajo interrumpía el aburrimiento y la desesperanza de la vida del campo. No siempre fue un trabajo fácil, sobre todo el trabajo en la cantera. Una comida muy mala tampoco compensaba los gastos de energía. Los trabajos agrícolas eran relativamente mejores puesto que las tareas eran más fáciles y la comida mucho mejor.
          Los guardias cambiaron bastante la actitud hacia los prisioneros. Los alemanes, anticipando el final de la guerra actuaban con menos violencia y crueldad. Los primeros signos de caos y de colapso del Tercer Reich animaron varios intentos de huida. Los prisioneros conociendo la situacion actual en el país, donde los soviéticos perseguían y deportaban a los miembros del Ejército Nacional, intentaban escapar hacia las Fuerzas Armadas Polacas en el Oeste. La mayoría de los intentos de huida terminaron en fracaso y los capturados fueron devueltos a sus correspondientes campos y enviados a celdas de castigo o campañas penales.
          Los oficiales de los campos de tránsito fueron enviados a Oflag II C Woldenberg en Pomerania (Pomorze) y a Oflag VII A Murnau en Baviera cerca de Munich.
          El campo de Woldenberg fue destinado a los oficiales polacos y sus asistentes. Estaba situado a un kilómetro de la ciudad Dobiegniew. La superficie total ascendía a unas 25 hectáreas. La construcción empezó a finales de 1939 y terminó en la segunda mitad del . 1941 r. El campo fue construido por unos. 500 soldados polacos que a pesar de un invierno severo fueron alojados en barracones de madera y carpas. Finalmente, se construyieron25 barracones de ladrillo destinados a los presos y 6 edificios provistos para aulas, talleres y las oficinas de la administración polaca del campo. . Además, había 2 cocinas, comedor, un teatro, cafetería, sala de conferencias y herbario. Fuera del campo había enfermería, diversos tipos de talleres, baño y la cárcel. El cuartel general del campo estaba aislado del resto del campo. Todo el territorio estaba rodeado por una doble pared de alambre de espino con un anchura de 2 metros y una altura de 2.5m. Alrededor del campo había 8 torres de guardia con ametralladoras tanto ligeras como pesas, reflectores y teléfonos. El campo también estaba dividido por dentro con una pared de alambre de espino. Oflag II C Woldenberg estaba dividido en dos: El campo “Este” y el campo “Oeste”, cada uno estaba formado por tres batallones de [parcial] 1.000 prisioneros y estos por compañas (2 en cada barracón).
          El máximo número de detenidos en este campo fue 6.740, incluyendo 5.944 oficiales y 796 de menor rango militar. Después de la capitulación de la Insurrección de Varsovia en 1944 los insurgentes oficiales del AK fueron retenidos ahí.
Debido al acercamiento del frente, los alemanes comenzaron a evacuar el campo. El 25 de enero de 1945. fueron evacuados los prisioneros del campo Occidente, más tarde los del campo Oriente. El día 30 de enero estos últimos fueron liberados por el ejército soviético durante la evacuación cerca de Barlinek.
          Oflag II C Woldenberg pertenecía al listado de los mejores campos de prisioneros de guerra donde no había violaciones de los Convenios de Ginebra.
                    El campo Murnau tenía dimensiones de unos 200x200 metros y consistía en varios barracones, garajes, plaza de llamada, guardia y casetas de guardia. Todo el campo estaba rodeado por alambre de espino, torres de guardia equipados con reflectores y ametralladoras en las esquinas. Los prisioneros estaban colocados en varios bloques. Los oficiales estaban alojados según su rango. Desde la campaña de septiembre 1939 en este campo estaban retenidos 1000 oficiales.


Oflag VII A Murnau

          En el momento de auge, después de la capitulación de la Insurrección de Varsovia en 1944 se encontraban ahí unos 5000 oficiales, en su mayoría polacos. Entre los insurgentes estaban los hermanos Markowscy de “Baszta” , incluido Jan con su acordeón y las canciones Pronto todo el campo estaba tarareando “Margarita La Enfermera” y “La marcha de Mokotów”.
Después del fracaso del levantamiento al campo vino el Mayor Latyszonok, un oficial soviético de las tropas del general. Berling, el comandante del Ejército Popular Polaco, el único que consiguió cruzar el Vistula para ayudar a los insurgentes de Varsovia. el Mayor Latyszonok luchó con su grupo “Radoslaw” en Czerniakow en la segunda mitad del septiembre de 1944. Al principio fue enviado con sus soldados al campo Sandbostel.
          En Murnau también estaba retenido el comandante de caballería Witold Pilecki, seudónimo “Witold Druh”, “Tomasz Serafinski”, que a finales de 1940 se hizo arrestar y enviar al campo de concentración de Auschwitz con el fin de poder conseguir la información sobre las condiciones del campo. En abril de 1943 Witold Pilecki escapó de Auschwitz y pasó un informe detallado al mando del Ejército Nacional. Durante los combates del levantamiento luchó junto con la agrupación “Chrobry II” en Srodmiescie.
          Tras la liberación de Murnau se unió a 2. Cuerpo en Italia. En octubre de 1945 volvió a Polonia donde organizó una red de espionaje dedicada a la recopilación de información sobre la situación actual en el país y el destino de los soldados del AK. Detenido por la policía secreta, torturado, acusado de espionaje para el gobierno de Londres, fue condenado a muerte y fusilado de un tiro en la nuca en una cárcel del barrio de Mokotow situada en la calle Rakowiecka.
          El 22 de marzo de 1945 fueron trasladados al Oflag de Murnau 381 oficiales evacuados de Oflag II C Woldenberg. Justo antes de final de la guerra los nazis planearon la liquidación de los oficiales polacos presos. El comandante alemán del campo en de Murnau, el coronel Oster, informó al general El comandante alemán del campo de Murnau, el coronel Oster, informó al general Rommel (el comandante polaco del campo) que la sede de la Gestapo en Munich intentaba convencer a Berlín para que les permitieran hacerse cargo del campo de Murnau con el fin de “... limpiarlo del ambiente extremadamente hostil entre los prisioneros”. La amenaza de asesinato de los oficiales polacos en Murnau duró hasta la liberación del campo por parte de los americanos.
          El 29 de abril de 1945 durante la llamada en el “oflag”, apareció un avión pintado con símbolos polacos, pasó sobre la plaza intentando señalar algo y se marchó. Al mismo tiempo, desde el esto sobra Murnau se acercaron dos coches alemanes, Al mismo tiempo, desde el Murnau se acercaron dos coches alemanes, que se detuvieron al encontrar los tanques doblando la esquina. Los alemanes estaban sorprendidos. El oficial de las SS que iba en el primer coche abrió fuego con una ametralladora mientras que su compañero saltó del coche, no obstante fueron inmediatamente eliminados por los estadounidenses, al igual que los alemanes del otro coche. Entre ellos estaba el general Fik de las SS. En el maletín se encontró una carta firmada por Himmler. Era una orden de matar a todos los oficiales polacos de campo de Murnau, en total a 5000 personas. Para llevar a cabo la orden, Fik tenía a su disposición un grupo de agentes de las SS que había salido de Munich con 40 vehículos blindados. Probablemente el agente de las SS planeaba disparar a los presos en la plaza de llamada desde las torres de guardia.


El comandante de las SS con su ayudante, asesinados por los estadounidenses

          Después de fusilar a los alemanes, uno de los tanques americanos rompió la verja y entró en la plaza de llamada. El representante de los prisioneros recibió a los soldados estadounidenses y les habló en inglés. El comandante del tanque asintió con la cabeza y contestó en polaco: “Yo soy Szewczyk, venimos para liberaros”. El comandante era de Kalisz.
          El mapa de los campos de prisioneros en el Tercer Reich muestra que desde unos meses después de la capitulación del levantamiento de Varsovia hasta la capitulación de los alemanes, los prisioneros estaban siendo continuamente enviados de un campo a otro. Seguramente fue así porque los campos habían estado abarrotados incluso antes de que deportasen a los insurgentes. De igual forma, el frente que se estaba acercando causó la evacuación de varios campos en el Reich. La mayoría de los insurgentes fue evacuada hacia Sandbostel X B cerca de Hamburgo. En total, al final de la guerra los alemanes consiguieron retener en este campo a aprox. 15.000 prisioneros polacos y miles de prisioneros de otras nacionalidades.
          Durante los primeros días de abril de 1945 la Gestapo apareció en Sandbostel reclamando al comandante “Wachnowski” (Karol Ziemski), al coronel “Zywiciel” (Mieczysław Niedzielski) y a 27 oficiales insurgentes más, la mayoría de ellos eran miembros de Kedyw. Se les acusó de crear una organización clandestina e intento de motín. Los oficiales detenidos fueron enviados al campo de concentración Neuegamme. Existía la posibilidad de que fuesen asesinados . En aquel momento los representantes de la Cruz Roja junto con el sobrino del rey de Suecia ,el conde Folke Bernadotte visitaban las instalaciones. Los noruegos y los daneses retenidos aprovecharon la situación para informarles sobre el peligro que corrían los oficiales polacos. Bernadotte intervino ante Himmler. Las buenas relaciones con el sueco eran imprescindibles para Himmler ya que planeaba utilizarle como mediador en sus futuras negociaciones con los aliados y la rendición de las armas. Así pues autorizó la liberación de los oficiales polacos. Les devolvieron los uniformes y les trasladaron a Colonia donde les detuvieron en un ¨campo de educación laboral" (Arbeitserzie-hungslager) en Hesse-Russe. Desde este campo fueron enviados a Stalag II E en Schwerin y después a Oflag X C en Lubeck, donde el 2 de mayo 1945 fueron liberados por los británicos.
          A finales de abril de 1945 la mayoría de los prisioneros fue evacuada de Sandbostel hacia Bad Schwarz cerca de Lubeck donde el 1de mayo 1945 fueron liberados por las tropas británicas. Los prisioneros polacos que no habían sido enviados a Lubeck y se quedaron en Sandbostel fueron liberados el 29 de abril 19445 por los tanques canadienses.
          El Tercer Reich con la soga al cuello perdía sistemáticamente los campos de prisioneros. Dependiendo de la ubicación de los campos, fueron liberados por rusos o americanos,o británicos. Algunos de los prisioneros de los campos liberados por el Ejército Rojo, intentaban entrar al Oeste y alistarse en las Fuerzas Armadas Polacas. En particular, se trataba de los soldados que eran de los territorios polacos anexionados por la Unión Soviética. La gran mayoría de los varsovianos, al enterarse de la persecución de los soldados del AK por NKVD y el régimen comunista decidió no volver al país.
          Los insurgentes que eligieron la vida en el exilio, se establecieron en Gran Bretaña, Canadá o los Estados Unidos. Muchos de ellos permanecieron exiliados hasta sus últimos días. La vida fue dura con ellos, la gran mayoría de los distinguidos, oficiales de alto rango, mayores de edad y no acostumbrados a la nueva realidad se vio obligada a trabajar de portero, camarero o ascensorista. Después de varios los años algunos exiliados regresaron a Polonia. De hecho, la mayoría de los insurgentes jóvenes decidió volver al país. Sus destinos fueron diferentes. Algunos fueron arrestados, acusados, condenados a años de cárcel o incluso condenados a muerte. Fue en 1956 cuando cambió la actitud frente a los soldados del AK; a los “enanos reaccionarios”.


Elaborado por: Maciej Janaszek-Seydlitz

traducción: Dorota Kazinska



Copyright © 2010 SPPW1944. Todos los derechos reservados.