Esquema histórico

          El 1 de septiembre de 1939 las fuerzas alemanas de Hitler atacaron Polonia empezando la II Guerra Mundial. La nación polaca se halló envuelta en una lucha desigual contra un enemigo mejor armado.

          El 17 de septiembre Polonia fue atacada de repente desde el este por un segundo enemigo, la Rusia Soviética. En base al acuerdo secreto Ribbentrop-Molotov la República Polaca quedó ocupada por dos invasores.


Partes finales del acuerto secreto

    
Conferencia conjunta de los oficiales alemanes y soviéticos           Armas blindadas de los camaradas   


          Después de 20 años desde la independencia, apenas recuperada en 1918 tras los más de 100 del periódo de la ocupación llevada a cabo por Prusia, Austria y Rusia, comenzó la etapa tenebrosa de los 6 años de invasión. Entre todos los países atacados durante la II Guerra Mundial fue en Polonia donde la guerra duró más tiempo.
          El país vencido fue dividido por Alemania y Rusia en dos partes cuya frontera era el río Bug. Cientos de miles de soldados y oficiales polacos quedaron sometidos a la servidumbre de los rusos y de los alemanes. Después de un cierto tiempo, los alemanes liberaron a los soldados rasos pero no a los oficiales, que fueron enviados a los gulags. El destino de los soldados polacos sometidos por los soviéticos fue mucho peor. Los soldados rasos, junto a una gran parte de la población polaca civil de los territorios ocupados por Rusia, fueron trasladados a los gulags de Siberia y del Lejano Oriente. Los oficiales fueron encerrados en campos de prisioneros. Tras un cierto tiempo se perdió el contacto con ellos.
          Una parte de los soldados polacos logró liberarse y escapar hacia el oeste a Francia y a Gran Bretaña, donde continuaron la lucha contra los alemanes. Otro grupo quedó en el país para llevar a cabo una actividad de conspiración.
          El 22 de junio de 1941 los alemanes atacaron a su reciente aliado, la Rusia Soviética. Moviéndose rapidamente hacia adelante, el ejército alemán ocupó zonas que formando parte de la República Polaca, habían sido anexionadas en 1939 por Rusia. Polonia en su totalidad se halló desde este momento bajo la ocupación alemana.
          Los polacos desde el principio de la ocupación realizaron un lucha sin precedentes con el invasor. Como estado, Polonia no firmó ninguna capitulación. El gobierno polaco abandonó el país y continuó sus funciones en el exilio en Inglaterra. Se formaron fuerzas armadas polacas en Francia y en Gran Bretaña. Para ello fueron reclutados los soldados de la campaña de septiembre de 1939 que habían cruzado la frontera polaco-rumana para evitar ser sometidos al enemigo. Las líneas de los destacamentos polacos reforzaron a si mismo a los voluntarios que vivían en el extranjero en el momento del estallido de la guerra.
          Tras el ataque a Rusia por Alemania en 1941, se convirtió ésta en parte de los aliados en la guerra contra Hitler. De acuerdo con el entendimiento entre Stalin y el gobierno polaco en el exilio de Londres, los solados polacos fueron liberados de los gulags de Siberia y se autorizó la apertura de una armada polaca en el territorio de Rusia. Ante la imposibilidad de dar una dotación y armamento adecuados a dicha armada, Stalin le permitió entrar en el Lejano Oriente, donde penetró seguidamente como si fuera una formación británica. Durante la creación de los destacamentos polacos en Rusia salió a la luz el asunto de la desaparición de los oficiales polacos que se hallaban en los campos de prisioneros soviéticos. Los diplómaticos polacos no pudieron obetener de las autoridades rusas una respuesta concreta sobre el destino de dichos oficiales.
          En abril de 1943 los alemanes descubrieron en los terrenos ocupados por los rusos tumbas masivas en la región de las poblaciones de Katyn, Miednoje y Piatichotki. Las víctimas que yacían en ellas fueron identificadas por la comisión internacional de la Cruz Roja como los oficiales polacos pertenecientes a los campos de prisioneros de Kozielsk, Ostaszkov y Starobielsk.

     
Las vícimas de Katyn


          En los sepulcros de Katyn se hallaron los cadáveres de alrededor de 4.500 oficiales. Todos ellos asesinados de un tiro de bala efectuado a poca distancia en la parte trasera de la cabeza.
          Los alemanes comunicaron que los asesinatos masivos habían sido llevados a cabo por la NKWD en la primavera de 1940 utilizando este hecho para poner en marcha una propaganda antirusa en la sociedad polaca.


          Stalin negó rotundamente estas acusaciones afirmando que los mismos alemanes habían cometido estos crímenes. Interrogado por el gobierno polaco de Londres sobre la aclaración de este asunto, suspendió entonces sus relaciones diplomáticas con el mismo. De los más de 15.000 oficiales prisioneros que se hallaban en los campos soviéticos se salvaron solamente unos 400.
          Los gobiernos de Gran Bretaña y de los Estados Unidos no tomaron una postura clara en la causa de Katyn, no queriendo irritar a un aliado que había asumido un considerable esfuerzo para luchar contra el ejército alemán. Esa situación se prolongó varios años tras el final de la guerra. Apenas en 1990 concluyó el pacto de silencio y el gobierno ruso reconoció oficialmente la comisión de estos mostruosos crímenes por la Rusia Soviética. Hasta el momento presente se desconoce la suerte de parte de los prisioneros.
          Para que se pueda comprender la complicada situación en la que se halló Polonia en la II Guerra Mundial, hay que recordar que durante la conferencia de los aliados de Teherán en diciembre de 1943 entre Stalin, Roosevelt y Churchill, se había establecido un entendimiento bajo cuyas directrices se realizó el reparto que habría de dividir Europa después de la guerra situando a Polonia en la esfera de la Rusia Soviética.


          Sobre este hecho Gran Bretaña y los Estados Unidos no informaron al gobierno polaco en el exilio que se hallaba en Londres. Por otra parte, no mucho tiempo después cuando el Ejército Rojo cruzaba el territorio de Polonia tras la retirada alemana, Stalin convocó un gobierno propio y alternativo.
          Las decisiones futuras referentes al destino de Polonia se tomaron en la conferencia de Yalta de febrero de 1945. Las disposiciones de Yalta trajeron a Polonia implicaciones que duraron varios años tras el fin de la II Guerra Mundial. Apenas a principios de los años 90 Polonia salió de la esfera de influencia rusa y tras la retirada de su tierra de los destacamentos del Ejército Rojo en ella situados, se convirtió primeramente en miembro de la OTAN y en el año 2004 de la Unión Europea. Desde este momento dejaron de estar en vigor en su totalidad las disposiciones de Yalta.
          En la tierra polaca, vencida ya desde 1940, los alemanes establecieron una red de campos de concentración que complementaban los ya existentes en el territorio de Alemania. El mayor fue el situado en el sur de Polonia Auschwitz-Birkenau a las afueras de la localidad de Oświęcim. La elección por los alemanes del lugar de ubicación del campo fue dictado por motivos puramente prácticos. Cerca se hallaba un gran nudo ferroviario que posibilitaba la recepción de transportes de prisioneros de toda Europa. En este campo en los años de 1940-1945 fueron asesinadas alrededor de 1.200.000 personas: judíos, polacos, gitanos, rusos y miembros de otras nacionalidades. En la puerta de entrada del presente Museo de la Memoria del Campo aparece un letrero colocado por los hitlerianos que dice „Arbeit macht frei” (El trabajo te hace libre). Este eslogan contiene un específico, siniestro, trágico e irónico significado en un lugar donde seres humanos fueron capaces de hacer un infierno en la tierra para sus semejantes destruyéndolos precisamente mediante un trabajo monstruosuamente duro con frecuencia carente cualquier sentido.


Vista general del campo Auschwitz-Birkenau

  
Puerta de entrada al campo                                  Crematorio               


          El 27 de enero de 2004 se celebró el 60 aniversario de la liberación del campo por los soldados soviéticos de la 60 Armada y del I Frente Ucraniano. Hallaron en el campo solamente unos pocos miles de enfermos y prisioneros extenuados.
          En tierra polaca los alemanes realizaron crueles empresas llamadas Endlösung (Resolución final) que tenían por objetivo la eliminación física de la nación judía. En diversas regiones de Polonia se abrieron los así llamados gettos, en los cuales se agrupó a la población judía a la que seguidamente se exterminaría. Parte de los judíos murió a causa de las condiciones inhumanas existentes en los gettos (hambre y enfermedades); otra parte fue asesinada en campos de exterminio tales como Majdanek, Treblinka o Auschwitz.
          Uno de los mayors gettos fue establecido en noviembre de 1940 en Varsovia. Dentro de un alto muro cercado en una parte de la ciudad, se amononó a cientos de miles de judíos que vivían antes en Varsovia o que habían sido traídos de otros lugares de Polonia. Del lateral ferroviario situado ante la llamada Umschalgplatzu (plaza Umschalgp) salían los subsiguientes transportes de judíos a los campos de exterminio. Hasta finales de 1942 transportaron un total de 300.000 judíos aproximadamente. En la primavera de 1943 los alemanes decidieron dar la solución final al problema judío de Varsovia. En el getto de Varsovia quedaban en ese momento solamente unas 70.000 personas. En abril de 1943 los alemanes pusieron en marcha la liquidación definitiva del getto. Su terreno fue traspasado por divisiones de las SS.


liquidación del Getto de Varsovia


          El 19 de abril de 1943 un centenar de combatientes al mando de la ŻOB (Organización Judia Armada) asumió una lucha desigual. Estalló el Levantamiento del Getto de Varsovia. Los combatientes judíos sabían que no tenían ninguna posibilidad de ganar. Querían simplemente morir con dignidad. Antes del estallido del Levantamiento del Getto, la organización polaca clandestina del Ejército nacional había proporcionado a la ŻOB una cierta cantidad de armas de fuego, granadas y materiales explosivos. Asimismo determinadas unidades del Ejército Nacional AK habían llevado a cabo intentos de apoyo desde el exterior a los combatientes judíos que intentaban derribar algunos lugares del muro del getto o atacar los puestos alemanes. El Levantamiento del Getto de Varsovia duró hasta el 24 de mayo de 1943.

    
liquidación del Getto de Varsovia                                           ruinas del Getto de Varsovia


          Tras su caída los hitlerianos asesinaron al resto de la población judía y convirtieron en ruinas toda el área del getto.

          Tal y como se recordó anteriormente la nación polaca no dejó en ningún momento de resistir. Ya en el otoño de 1939 habían empezado a aparecer las primeras organizaciones de conspiración. Fueron creadas por los oficiales polacos que no habían sido sometidos o que habían evitado ser arrestados por la Gestapo (aparato hitleriano de seguridad). A la vez había surgido una estructura estatal clandestina única a escala mundial. Al lado del gobierno londinense se convocó una delegación del mismo en el país. Se crearon estructuras secretas de administración estatal y tribunales clandestinos. Debido a que los ocupantes habían liquidado todas las escuelas excepto las primarias y de oficios, iniciaron su actividad secreta instituciones de enseñanza media y superior. Comenzó a funcionar la Polonia Clandestina.


símbolo de la Polonia Clandestina (el ancla)


          Al mismo tiempo se desarrollaba la estructura del ejército clandestino. Varias organizaciones de conspiración poco numerosas creadas al principio de la ocupacion, entre las cuales la mayor era la ZWZ (Unión de Lucha Armada), se unieron para formar juntas el Ejército Nacional (Armia Krajowa -AK), dependiente del gobierno de Londres.


El Aguila del Ejército Nacional


          Existieron también organizaciones independientes tales como los Batallones de Campesinos o las Fuerzas Armadas Nacionales (si bien parte de su estructura entró a formar parte del Ejército Nacional).
          En las tierras del centro de Polonia actuaban también algunas estructuras clandestinas comunistas poco numerosas en proporción (GL Gwardia Ludowa- La Guardia Popular que depués sería el Ejército Popular -AL. Armia Ludowa) dependientes del gobierno comunista de la competencia convocado por Stalin.
          La actividad del movimiento de resistencia fue una reacción al comportamiento excepcionalmente brutal de los alemanes respecto a la población vencida. La situación de las sociedades ocupadas en los países de la Europa del Este se diferenció significativamente del destino de los franceses, belgas u holandeses. Polacos y rusos fueron tratados como gente inferior (Untermenschen). En las ciudades polacas se llevaron a cabo razzias masivas. La gente apresada en ellas fue enviada a los campos de concentración o fusilada en callejones de ejecución que constituyeron una de las formas de sofocar cualquier prueba de resistencia creando un sentimiento continuo de peligro y terror. Por haber ocultado judios fueron asesinadas en toda Polonia familas enteras incluyendo mujeres y niños. A pesar de ello miles de polacos no fueron capaces de quedarse indiferentes ante la tragedia de sus vecinos judios y les proporcionaron ayuda. Los representantes de la inteligencia polaca (sacerdotes, personas con estudios superiores, estudiantes) fueron sistematicamente anulados y destruidos. Cientos de polacos fueron enviados a los campos de trabajo forzoso del III Reich.
          En esta situación no sorprende la determinación y masiva participación de los polacos en el movimiento de resistencia.
          Los miembros del Ejército Nacional actuaron en el territorio de todo el país. En las regiones campesinas y forestales se crearon departamentos compactos de guerrilleros uniformados y armados para la acción y el sabotaje.


división de guerrilleros en marcha


          En las zonas urbanas se llevaron a cabo acciones de reconocimiento, espionaje, propaganda y selección junto con acciones de sabotaje o de diversion, eliminando a los confidentes y a peligrosos miembros de la gestapo condenados por sentencia de los tribunales clandestinos y obteniendo armas y fondos monetarios. Al mismo tiempo se realizó una acción de espionaje para proporcionar a los aliados información sobre el armamento, movimientos y ubicación de los ejércitos alemanes etc. Entre los espectaculares éxitos del servicio de espionaje del Ejército Nacional AK se puede contar, por ejemplo, la obtención de detalles técnicos referentes al cohete alemán Wunderwaffe V-2 conjuntamente con el transporte a Londres de algunos de sus elementos esenciales.
          El Ejército Nacional constituía el ejército clandestino más numeroso de la Europa Vencida contando con un total de alrededor de 500.000 miembros. El territorio de Polonia fue dividido en zonas en las que actuaban determinadas formaciones de este Ejército Nacional. En la medida en que la ofensiva rusa se acercaba, se preparaba la acción „tormenta” que tendría como objetivo la coparticipación en la liberación de Polonia por las divisiones del Ejército Nacional y la entrada en funciones en el poder de los teritorios liberados de las estructuras estatales clandestinas.
          Los dirigentes en la clandestinidad no fueron conscientes de que estas actividades no tenían ninguna oportunidad de éxito ante las disposiciones adoptadas en Yalta. Las divisiones del Ejército Nacional que traspasaron la frontera del territorio polaco fueron seguidamente rodeadas y desarmadas por la NKVD y sus miembros incorporados al Ejército Polaco creado por los rusos o enviados a los gulags. Parte de los soldados del Ejército Nacional pasó por segunda vez a la conspiracion en los territorios liberados por los rusos. En tales condiciones en Varsovia capital de Polonia, durante la segunda mitad de 1944 maduró la decisión del estallido del levantamiento contra los ocupantes hitlerianos.
          En junio de 1944 los ejércitos británico y americano desembarcaron en Normandía. En la operación tomaron parte marineros y aviadores polacos y tras la disolución del frente también participaron las divisiones acorazadas del general Maczek.

     
el desembarco de los aliados en Normandía


          En la batalla de Arnhem tomó parte la brigada polaca de paracaidistas del general Sosabowski.


aterrizaje de los paracaidistas en Arnhem


          En el este el Ejército Rojo se hallaba a unos cientos de kilómetros de Varsovia. Los alemanes estaban de retirada. En esta situación, esperando el pronto acercamiento de los rusos, el mando del Ejército Nacional tomó la decisión de realizar el plan „Tormenta”. El 1 de agosto de 1944 estalló el Levantamiento de Varsovia. La lucha por la ciudad la llevaron a cabo 50.000 soldados de la sección de Varsovia del Ejército Nacional junto con la masiva participación de todas las organizaciones políticas y de población civil.

   
divisiones del levantamiento


Construcción de una barricada


          Los insurgentes, no teniendo armas pesadas, armados unicamente con armas de mano que eran apenas suficientes para uno de cada diez soldados, lucharon durante 63 días en un desigual y heroico combate contra los 55.000 de las divisiones del cuerpo del ejército alemán de regulares compuesto de soldados entrenados para la lucha en las calles, las SS y la policía, dotados de artillería, armas acorazadas, aviación, equipo pesado de zapadores, trenes blindados y barcos fluviales. Las divisiones alemanas fueron apoyadas por las unidades de la RONA (rusos y ucranianos al servicio alemán) así como por colaboradores de Azerbajani.
          A pesar de esta gran ventaja militar, los ejércitos alemanes sufrieron una pérdida enorme de alrededor de un 50%: 10.000 sometidos, 7.000 desaparecidos, 9.000 heridos. Las pérdidas de los propios insurgentes alcanzaron: entre 16.000 y 18.000 sometidos, 26.000 heridos, alrededor de 150.000 muertos y asesinados entre la poblacion civil. Tras la caída del Levantamiento de Varsovia el 2 de cotubre de 1944, las fuerzas hitlerianas efectuaron en venganza durante 3 meses una acto sin precedentes de destrucción de Varsovia.

    
Varsovia después del Levantamiento


          La ciudad fue en más de un 85% demolida. Los alemanes realizaron un saqueo de bienes materiales junto a numerosos bienes sin precio pertenecientes a la cultura polaca.
          Alrededor de 15.000 insurgentes después de la capitulación del Levantamiento fueron llevados a los campos alemanes de prisioneros. Alrededor de unas 650.000 personas de la población civil de Varsovia fueron transportadas al campo fronterizo de Pruszkow: 150.000 de ellas fueron enviadas a Alemania para hacer trabajos forzosos y 50.000 a los campos de concentración. La muerte de la ciudad en la orilla opuesta del río Vístula que divide Varsovia de norte a sur en dos partes, fue observada impasivamente por el Ejército Rojo, que tras haber llegado a la línea del Vístula el 13 de septiembre de 1944 había resitido la ofensiva. Solamente la división 1 de la Armada del Ejército Polaco que entraba a formar parte del ejército ruso, asumió en septiembre un intento de cruzar el Vístula y de ayudar a los insurgentes. Estos intentos terminaron sin embargo en fracaso.
          Finalmente el 17 de enero de 1945 las divisiones del Ejército Rojo y del Ejército Polaco penetraron en una ciudad muerta y totalmente en ruinas, de la que los alemanes ya habían conseguido retirarse a tiempo.
          El Levantamiento de Varsovia de 1944 contra la ocupación alemana fue el mayor levantamiento armado de la historia de la Europa contemporánea.
          Las unidades del ejército polaco que luchaban en el oeste tomaron parte en la luchas contra los alemanes en Francia en los años de 1939 – 1940, en el Oriente Próximo en los años de 1940-1942, en la defensa aérea de Gran Bretaña en los años de 1942-1944. Participaron también junto con los ejércitos aliados en las operaciones de Africa del Norte, en Italia, en las operaciones de desembarco en Gran Bretaña por el Canal de La Mancha, y seguidamente en la marcha sobre Berlín en los años de 1944-1945.
          En enero de 1945 empezó la ofensiva el Ejército Rojo cuyo objetivo era la derrota definitiva de Alemania y la conquista de Berlín. El 2 de febrero la división 1 del Ejército Polaco que luchaba conjuntamente con el Ejército Rojo comenzó la lucha en Wał Pomorski (Pommernstellung) último obstáculo antes de Berlín. El 16 de abril las divisiones rusas y polacas cruzaron el Oder y el Neisse.
          En la llamada operación Berlín tomaron parte también junto al Ejército Rojo unidades del ejército polaco. Ante la Puerta de Brandenburgo en el Berlín alemán, en la que ondeaban estandartes de la URSS y de Polonia, se firmó el 2 de mayo de 1945 el acta histórica polaco- soviética de liquidación del último fuego alemán en resistencia de Berlín. El 8 de mayo de 1945 tuvo lugar la capitulación del III Reich.
          Las mayores pérdidas humanas en Europa, después de la URSS, las sufrió Polonia. En la II Guerra Mundial la República de Polonia perdió un total de 6.850.000 de ciudadanos, es decir, alrededor de un 20% de toda la población.
          Los destinos de Polonia habían sido predeterminados ya antes del final de la guerra. El 28 de marzo de 1945 en Pruszkow cerca de Varsovia, fueron engañosamente arrestados por la NKVD 16 dirigentes del estado clandestino. Los llevaron a Moscú y tras un proceso fiticio el 21 de junio de 1945, fueron condenados a varios años de prisión. Parte de ellos murió en las prisiones soviéticas.
          En agosto de 1945 en la conferencia de Postdam quedaron fijadas las nuevas fronteras de Polonia. Polonia perdía en favor de la Rusia Soviética sus tierras del este. Obtuvo a cambio los antiguos territorios alemanes hasta la línea del Oder y del Neisse. En el este la frontera fue fijada por la llamada Línea Curzon. En esta operación Polonia perdió un total de territorio de unos 76.000 km2 (388.634 km2 antes de la guera, 312.685 km2 después), recuperó sin embargo los 500 km de acceso al Mar Báltico junto a los terrenos industrializados del oeste (la llamada Tierra Reconquistada). Tuvo lugar la obligatoria migración de millones de polacos de los terrenos del este hacia el oeste y los alemanes se instalaron tras la nueva frontera occidental de Polonia.
           Tras la conferencia de Postdam los aliados occidentales dejaron de reconocer al gobierno polaco de Londres aceptando como legal, de acuerdo con el anterior entendimiento con Stalin, el gobierno polaco creado por acuerdo suyo que quedaba así bajo la influencia de la Rusia Soviética. Polonia quedaría durante casi 50 años bajo la influencia de Rusia con todas sus consecuencias. Este estado duró practicamente hasta el año 1989.


Maciej Janaszek-Seydlitz
consulta: Bronisław Troński
traducción: Susana Alegre Raso



Copyright © 2006 SPPW1944. Todos los derechos reservados.